Policiales
Sabado, 7 de Abril de 2018 | Hace 4 meses

La insólita explicación de dos jefes policiales tras la desaparición de 540 kilos de marihuana

Dijeron que la droga había sido comida por ratas.

Cuando el comisario Emilio Portero se hizo cargo de la Delegación Departamental de Pilar, en abril del año pasado, encontró algo extraño en el "recibo de cargo" que había dejado su antecesor, Javier Specia.

Este informe, que funciona como una especie de inventario de todo lo que delega el oficial relevado, afirmaba que en el depósito debía haber 6.000 kilos de marihuana incautados en distintos operativos de los últimos años, aunque el último recuento indicaba que había 5.460. Es decir un faltante de 540 kilos.

Portero realizó la denuncia ante el Juzgado Federal de Campana, a cargo de Adrián González Charvay, quien ordenó realizar un allanamiento en el depósito. El operativo, realizado por Gendarmería, comprobó el faltante de la droga.

Según confirmaron fuentes del caso a Radio X, al ser convocados por las autoridades judiciales, los anteriores jefes de la sede policial aseguraron que la marihuana que faltaba había sido"comida por las ratas".

Sin embargo, la explicación no convenció a los investigadores, que decidieron convocar a especialistas para determinar si eso era posible.

"Una posibilidad era que la marihuana hubiera perdido volumen porque se secó. Sin embargo, aunque ese fenómeno existe, hasta con los cálculos más holgados seguía existiendo un faltante importante", agregaron fuentes del caso.

Tras esas pericias, el juez González Charvay resolvió citar a indagatoria a cuatro agentes, dos jefes y dos oficiales, quienes tenían bajo su responsabilidad la custodia de la droga. Deberán declarar el 4 de mayo.

"Aún no tenemos pruebas para sostener que esa droga fue robada y vendida, pero lo concreto es que la marihuana desapareció. Hay que determinar si hubo imprudencia o complicidad", explicaron los investigadores. .

El Ministerio de Seguridad abrió un sumario administrativo, a través del área de Asuntos Internos, a la espera de que avance la investigación judicial.