Deportes
Lunes, 5 de Noviembre de 2018 | Hace 2 semanas

La ilusión de vencer se escapó de las manos

Con ese sabor amargo que provoca abandonar. Así terminaron Matías Rossi y José María López los “200 kilómetros de Buenos Aires”, la cual fue válida por la 11ª fecha de la temporada del Súper TC2000, que se llevó adelante en el autódromo “Oscar y Juan Gálvez”. La rotura de un elemento del motor les provocó el abandono cuando se ubicaban en la segunda posición y eran candidatos al triunfo con su Toyota Corolla. El binomio del equipo Toyota Gazoo Racing Argentina fue protagonista destacado durante todo el fin de semana.

“Disfrutamos mucho trabajar juntos con ‘Pechito’ y queremos también hacerlo al finalizar la fecha; deseamos pelear por la victoria. Siento que somos candidatos”, declaró Matías en las últimas horas del sábado cuando el silencio en los boxes reflejaba que la actividad estaba llegando a su fin y por delante estaba el gran desafío, la carrera. La 3ª posición en la clasificación y el rendimiento del auto le permitía al binomio soñar con el triunfo.

Encargado de largar y completar la primera parte de la competencia, el cordobés dejaba en claro cuál era su plan de trabajo. “Voy a salir a correr como siempre, a dar todo, a atacar, ir al frente desde el vamos. Nuestra única opción es ganar para que Matías llegue con posibilidades a Córdoba. Sabemos que tenemos que estar al 110% porque los Renault son superiores, pero vamos a dar todo”, afirmó López instantes antes de colocarse el casco y subirse al Toyota.

Y así lo hizo. Desde el inicio de la prueba fue en busca de ganar terreno. Tal es así que antes de cumplir la segunda vuelta, era segundo. Allí intentó recortar la diferencia que Mariano Altuna (con el Renault Fluence de Facundo Ardusso), le había sacado. Cumplido el 25º giro, el primero habilitado para realizar el cambio de piloto, el piloto de Río Tercero ingresó a los boxes para entregarle el Corolla a Matías. El equipo hizo un trabajo brillante para completar el cambio de pilotos y de los dos neumáticos delanteros. En 10 segundos completaron la acción. Pero poco después, todo se esfumó.

“Tengo mucha amargura y tristeza porque estaba la carrera abierta con la posibilidad de ganarla. ‘Pechito’ me entregó el auto muy bien, pero cuando salí hice tres curvas y el motor empezó a fallar, a frenarse y a bajar la presión de aceite; lo reseteé cuatro veces, pero siguió parándose y en la última no agarró más. Es una lástima por el trabajo increíble del equipo en el cambio de piloto y de neumáticos y por lo hecho por ‘Pechito’ en la primera parte de la carrera”, expresó el cuádruple campeón de la especialidad de regreso a los boxes tras el abandono, el primero luego de seis competencias.

Con este resultado y la victoria de Ardusso, Matías ya no podrá luchar por el título en la última fecha, el 25 de noviembre en Alta Gracia. “Una vez más con ‘Pecho’ nos quedamos con las ganas de coronar todo lo previo en la carrera. Veníamos sumando bien, como malo íbamos a terminar segundo. Lo lamento mucho, es una pena muy grande. Quería festejar con ‘Pecho’ en el podio porque hizo las cosas perfectas todo el fin de semana”, afirmó el representante de Del Viso.

También con la desazón de no haber podido tener la recompensa a una tarea muy buena, “Pechito” también analizó lo sucedido en el autódromo porteño. “Hice lo que pude, clasificando todas las vueltas. Quería más pero no podía. El Renault era más, las seis décimas de clasificación eran reales. Una lástima lo que nos pasó, pero son carreras de autos. Veníamos bien, peleando, con la ilusión de poder pelearla al final, aunque se veía que ellos venían mejor. De todos modos, éramos candidatos. Pero no nos rendiremos así nomás, el año que viene esperemos poder tener la revancha con Matías”, concluyó el cordobés quien luego de esta fecha regresará a Europa para continuar con su trabajo en el WEC y en la Fórmula E.

La 13ª edición de los “200 kilómetros de Buenos Aires” no pudo ser y dejó una sensación de amargura por el abrupto final. Pero servirá para ir por un buen cierre en el “Oscar Cabalén” con la mente puesta ya en 2019, donde se buscará volver a pelear por la corona y por esta prueba histórica, claro está. El próximo compromiso automovilístico de Rossi será, el fin de semana venidero, en el autódromo “Roberto Mouras” de La Plata para la 11ª fecha del Top Race.

Prensa Matías Rossi.