Sociedad
Jueves, 10 de Enero de 2019 | Hace 2 meses

Recomendaciones para evitar contagio por Hantavirus

A raíz del aumento de casos de Hantavirosis en la provincia de Chubut, la Secretaría de Salud del municipio, a través del Departamento de Medicina Preventiva, lanza una serie de recomendaciones a la población para evitar el contagio por esta enfermedad.

El hantavirus tiene su origen en los roedores, afecta directamente las vías respiratorias de los humanos y puede ser fatal si no es tratada a tiempo. Los ratones silvestres conocidos como ratones colilargos lo transmiten a las personas cuando eliminan el virus a través de la saliva, la orina o las heces. Al secarse, se combina con el polvo y se transporta por el aire.

Los síntomas se asemejan a un estado gripal: fiebre, decaimiento, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, diarrea y en algunos casos, dolores abdominales o en la parte baja de la columna. Después de algunos días puede haber dificultad respiratoria que puede agravarse produciendo lo que se conoce como "síndrome cardiopulmonar por hantavirus", que puede llevar a la muerte si la persona no es internada a tiempo.

Al respecto, la responsable de Medicina Preventiva, Dra. Ana Valentinuz remarcó: "Si bien en Pilar no se detectó ningún caso positivo por esta enfermedad, queremos trabajar fuertemente en la prevención e informar a los vecinos sobre distintas pautas para evitar su posible contagio. Para eso es fundamental que la comunidad conozca cuáles son las vías de contagio. En ese sentido cabe señalar que es una enfermedad que se transmite por inhalación cuando respiramos en lugares abiertos o cerrados: donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus contaminando el ambiente".

"También las personas se pueden contagiar por contacto directo, es decir al tocar roedores infectados vivos o muertos, incluso sus heces u orina. Además hay otra forma de contagio que se da por mordeduras de roedores infectados y una última vía de transmisión es la interhumana,  mediante el contacto estrecho con una persona infectada durante los primeros días de síntomas, a través de la vía aérea. Por todo lo expuesto es preciso que la comunidad realice distintas acciones para  evitar el contacto con roedores tales como tareas de limpieza, ventilación, tapar rejillas y otras medidas destinadas a prevenir la propagación de esta enfermedad", agregó Valentinuz.

Entre las principales medidas de prevención, los especialistas del área destacan:

*Evitar la convivencia con roedores y el contacto con sus secreciones.

* Evitar que los roedores entren o hagan nidos en las viviendas.

*Tapar orificios en puertas, paredes y cañerías.

* Realizar la limpieza (pisos, paredes, puertas, mesas, cajones y alacenas) con una parte de lavandina cada nueve de agua (dejar treinta minutos y luego enjuagar). Humedecer el piso antes de barrer para no levantar polvo.

* Colocar huertas y leña a más de 30 metros de las viviendas, cortar pastos y malezas hasta un radio de 30 metros alrededor del domicilio.

* Ventilar por lo menos 30 minutos antes de entrar a lugares que hayan estado cerrados (viviendas o galpones). Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo húmedo antes de ingresar o usar mascarilla respiratoria.

* Tener especial cuidado en la puesta en marcha de ventiladores y de aparatos de aire acondicionado cuyos filtros o conductos pudieron haber tenido contacto con polvo contaminado, roedores o excretas de estos. De tener que realizarlos, cubrirse con una mascarilla.

*Al acampar hacerlo lejos de maleza y basurales, no dormir directamente sobre el suelo y consumir agua potable.

*Si se encuentra un roedor vivo: usar veneno para roedores o tramperas para capturarlos (no intentar golpearlo o tocarlo).

* Si se encuentra un roedor muerto: rociarlo con lavandina junto con todo lo que haya podido estar en contacto y esperar un mínimo de 30 minutos. Luego  recogerlo usando  guantes y enterrarlo a más de 30 cm de profundidad o quemarlo.

* Las personas que presenten síntomas de la enfermedad deben concurrir rápidamente  a un establecimiento de salud para la consulta y evitar el contacto estrecho con otras personas.