Tránsito y Transporte
Lunes, 26 de Agosto de 2019 | Hace 7 meses

Se metió a contramano en la Panamericana, chocó y murió

El accidente fatal se produjo por la madrugada en el ramal Campana, a la altura del kilómetro 53.

Un conductor que se metió de contramano con su camioneta Mercedes Sprinter por la Panamericana murió después de chocar contra un camión. El accidente se produjo a las 4.40 de la madrugada en el ramal Campana mano a Capital Federal, a la altura del kilómetro 53. Uno de los testigos fue Martín Cersosimo, comentó que el conductor, un ciudadano boliviano identificado como Felipe Choquevillca Flores, "no parecía ebrio". Explicó que subió en la Autopista por la colectora, que primero circuló por el carril lento y que luego pasó al rápido. Logró esquivar algunos vehículos, y finalmente impactó contra el camión.

"Íbamos por la autopista y nos llamó la atención ver un auto con luces de posición atrás. Pensamos que la camioneta se había subido por error, pero pasaba el tiempo y no bajaba. Le advertimos al servicio de emergencias 911, que nos indicaron que iban a reportar el caso", dijo el testigo. "El conductor iba solo, y antes de chocar esquivó a una ambulancia y a un camión. Es la crónica de una muerte anunciada, no se pudo hacer nada", se lamentó.

Dijo que "no podía creer" lo que estaba pasando. "Uno se puede equivocar cuando sube a una autopista. Pero en este caso pasaron varios vehículos de frente, que se venían corriendo para no impactarlo. Con la camioneta que choca es porque se la encontró de frente, y el conductor del otro vehículo no pudo esquivarlo. No había chance de nada", afirmó. Indicó que tras el choque fatal pudo ver que el conductor del camión se bajó por sus propios medios.

Otro de los testigos es Guido D'Antoni, que iba junto a Cersosimo y grabó la secuencia con su celular. "Cuando mi primo alerta la situación me dice que lo filme. Llamamos al 911, y cuando fue el choque dejé de filmar porque estaba shockeado. Lamentablemente se veía venir". Estima que el conductor que murió circulaba a unos 80 kilómetros por hora, que era la velocidad a la que iban ellos.