Esto equivale a 269 millones de pesos por hora y 4,48 millones de pesos por minuto, un crecimiento de 128% respecto al año anterior.

Durante las 72 horas del evento se vendieron 6,3 millones de productos a través de más de 3,5 millones de órdenes de compra (69% más que en Hot Sale 2019).

El ticket promedio fue de $5.523, 35% más que en 2019.

Entre las categorías que más vendieron en unidades aparecen: alimentos y bebidas; productos de cosmética y cuidado personal; hogar, muebles y jardín; indumentaria (no deportiva); herramientas y construcción.

Y las categorías que más vendieron en facturación fueron: celulares y teléfonos; electrodomésticos y aires acondicionados; pasajes y turismo; electrónica, audio, video y TV; hogar, muebles y jardín.

Los datos provienen de la encuesta que realiza KANTAR-TNS Argentina para CACE a un total de 332 empresas participantes de Hot Sale.

Diego Urfeig, director ejecutivo de la CACE, expresó que en esta edición de Hot Sale se identificó una modificación de fondo en el comportamiento de los consumidores que ha llegado para quedarse.

"Aumentaron un 45% las visitas únicas en los primeros días y crecieron sensiblemente los rangos etarios 18-25 y los mayores de 55. El comercio electrónico es adoptado cada vez más como tendencia en relación a la forma en cómo compramos; y sin duda será parte de la nueva normalidad", señaló.

Gustavo Sambucetti, director institucional de la CACE, dijo que en un contexto de retracción de consumo y pandemia, la entidad está "muy contenta" de haber contribuido a la reactivación de la economía argentina.

"La cantidad de empresas participantes, los artículos vendidos y los usuarios que visitaron el sitio aumentaron significativamente en relación al año pasado, marcando un nuevo hito en el comercio electrónico en la Argentina", señaló.