Sociedad
Viernes, 16 de Octubre de 2020 | Hace 2 semanas

Madres al borde de un ataque de nervios

Sin dudas el 2020 y el Covid-19 puso a prueba a las familias completas y a las mujeres primordialmente, de por si más propensas a sufrir estrés. Por este motivo, el Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA) evaluó el estado de las mujeres y madres durante la pandemia, principalmente aquellas que ya llevan más de 7 meses con sus hijos en la casa debido a la suspensión de las clases, en muchos casos, incluso, trabajando desde la casa.

El estrés es una reacción natural a presiones físicas o emocionales. Sin embargo, los problemas comienzan cuando de alguna forma la madre se encuentra fuera de control y esa situación afecta a otros integrantes de la familia. No cabe dudas que esta situación se repitió en más de una casa. Los especialistas del CEETA mencionan que lo ideal es reconocer inmediatamente las señales y los síntomas de un cuadro de estrés, y así aprender a aplicar soluciones rápidas y sanas a fin de evitar dañarse a una misma y a algún integrante de la familia.

La Directora del CEETA, la Lic. Gabriela Martínez Castro asegura que "hay más mujeres estresadas debido a la pandemia, llegan a la consulta en general con mucha ansiedad, con estrés, con la sensación de no poder pensar, de estar embotadas, con mucho dolor físico, con la sensación de no poder respirar, con serias dificultades para dormir, con mucha sensación interna de desorganización, como que van a hacer algo y lo dejan por la mitad y siguen con otra cosa, y así no terminan nada y se les acumula el trabajo. Hay muchas personas con sensación de despersonalización, que es la sensación de estar fuera del cuerpo sabiendo que están conectadas con el cuerpo, una sensación muy desagradable e incapacitante. Un montón de mujeres llegan hiper preocupadas y con ataques de pánico", enumera la especialista en trastornos de ansiedad.

A su vez, Martínez agrega que "la gente en general ya está habituada a este lío que ya lleva 7 meses y no se dan cuenta que el fruto del estrés es esta permanente bandejeada, la necesidad de mantener el equilibrio entre tantas cosas, tareas domésticas el trabajo, la familia, los hijos, la escolarización de los chicos en casa, el cuidado personal, etc. Enumeran los síntomas y no se dan cuenta que ya sufren estrés crónico".

Y aquí la especialista hace un llamado de atención. "A esta altura el estrés ya es crónico porque lleva muchos meses y es acumulativo, no es que pasa, sino que se acumula en la psiquis, en el cuerpo, y estalla en enfermedades como gastritis, problemas gastrointestinales, taquicardia, dificultad para respirar, sensación de morirse, sensación de que se van a volver locas, o que se van a descontrolar, muchos trastornos menstruales, alopesía, pérdida de cabello, tienen mucha irritabilidad, temblores, suduración, etc. No saben el motivo de todo esto porque nunca lo han sentido, pero claramente se debe a un estrés crónico que es producto de hacer tantas tareaw en simultáneo, ser multitasking todo el tiempo".

Los especialistas del CEETA enumeran algunos de los síntomas de alerta, ante los cuales hay que consultar al médico:

- Disminución en la atención
- Baja concentración
- Falta de memoria
- Sintomatología física como dificultad para respirar, sensación de ahogo
- Problemas gastrointestinales, dolores de cabeza, baja en las defensas del sistema inmunológico
- Contracturas y riesgos cardíacos
- Problemas de inestabilidad, mareos
- Ataques de pánico
- Insomnio, dificultad para dormir, pesadillas
- Mucha irritabilidad

Es de destacar que este estrés que sufre la mujer repercute en todo su entorno y también en sus hijos. “El estrés de las mamás repercute tanto en los hijos, que también sufren ansiedad producto de una madre que no ha estado lo mayormente tranquila, como en las parejas, que lamentablemente suelen terminar en divorcio”, asegura Gabriela Martínez Castro, Directora de CEETA y especialista en trastornos de ansiedad.

Info completa en www.ceeta.org