Opinión
Viernes, 19 de Enero de 2018 | Hace 9 meses

Aumento de Tasas - El Municipio caza en el zoológico

Por Walter Rolán - Presidente Partido Vecinal Sumemos Pilar

Las tasas municipales tienen su razón de ser y existir para procurar, a través de su recaudación por parte del Municipio, una mejor calidad de vida a cada vecino, desde la seguridad, la educación, la limpieza y mantenimiento de las calles, las obras de infraestructura, los servicios públicos, entre otros.

El 2018 nos recibe a los vecinos pilarenses con subas de tasas de hasta el 300%, un porcentaje inconcebible en cualquier economía, impagable por la gran mayoría de los contribuyentes, y que erosiona la economía familiar.

Desde Sumemos Pilar hemos venido proponiendo al Sr. Intendente durante la segunda mitad del 2017, que no aumente desproporcionadamente las tasas, pero no nos escuchó. Los Concejales votaron en Diciembre de 2017 ese aumento para el 2018 y se olvidaron de defender a sus representados, los vecinos. Esta votación fue en conjunto con 24 vecinos (elegidos por los Concejales) denominados “Grandes Contribuyentes”.

El año pasado fue muy duro a nivel económico y laboral, entre la inflación y los extraordinarios aumentos de servicios públicos, agregando las disminuciones de ventas en los comercios, hizo que la economía hogareña de las clases mas bajas se vieran muy resentidas y disminuidas.

El aumento debió haber sido mas estudiado y planificado para determinadas tasas y en no mas de un 15% en general. Las tasas a entidades financieras y bancos sólo la aumentaron un 20%.

Lamentablemente la administración municipal se ensaña con los vecinos de menores ingresos, clase media y comerciantes.

Decimos se ensaña porque en lugar de salir a buscar a aquellos que no pagan, que representan mas del 50% del padrón de contribuyentes, genera aumentos distorsivos sobre la base de los que siempre pagan, a eso lo llamamos “cazar en el zoológico”, es lo mas fácil para una gestión sin ideas.

Sumemos propone que se cree un equipo de fiscalización, con funcionarios honestos y capacitados, para detectar evasores de todas las tasas municipales, determinar los montos de impuestos adeudados por ellos y cobrarlos vía administrativa y, en el caso que corresponda, vía judicial.

Con este equipo, haciendo un buen trabajo, se podrá reducir ese gran porcentaje de morosos, al menos entre un 15 y un 20%, aliviando no sólo la presión fiscal sobre los que siempre pagan, sino también mejorando financieramente las arcas del estado.

De esta manera el Intendente tendría la herramienta política para hacer mas justo el sistema contributivo, analizando y atendiendo los casos especiales de morosidad (falta de trabajo por sostén de hogar, enfermedad grave, etc.) y contando con los fondos para devolverle al vecino con mas servicios y mejor calidad de vida.