Información General
Sabado, 10 de Febrero de 2018 | Hace 8 meses

INFORME ESPECIAL: San Valentín Cuando enamorarse enferma

Especialistas del Centro de Estudios Especializado en Trastornos de Ansiedad (CEETA)aseguran que hay personas quesufren el estado de enamoramiento debido al padecimiento de trastornos de ansiedad no resueltos.

Enamorarse es una de las condiciones más deseadas por el ser humano. El estado de enamoramiento es uno de los más placenteros. No es casualidad que se dedique un día al año para recordar a San Valentín, protector de los enamorados, para que vele por el porvenir del romance y por ese ser que ha sido especialmente buscado y encontrado en la vida.

Pero desde el Centro de Estudios Especializado en Trastornos de Ansiedad (CEETA), con sede en Pilar, revelan que “muchas sensaciones corporales que se suscitan durante el enamoramiento coinciden con las sensaciones corporales aumentadas que padecen muchas personas que sufren de ciertos trastornos de ansiedad, como el trastorno de pánico, el trastorno por ansiedad social o fobia social y trastornos por ansiedad generalizada”.

El estado de enamoramiento debería ser uno de los más gratificantes, el ánimo es óptimo, la creatividad se incrementa, aumenta la motivación por el cuidado personal, incluyendo el cuidado físico. Pero todo esto se transforma en un problema para las personas ansiosas que confunden los síntomas muy comunes del enamoramiento.

“Las sensaciones más frecuentes que sufren estas personas son palpitaciones, temblor, hormigueos o entumecimiento, dificultades gastrointestinales, sudoración, sensación de ahogo o de atragantamiento, suspiros, dificultades en la concentración, atención y memoria, sensación de mareo, vértigo o inminente desmayo y la sensación de caminar como entre las nubes”, explica la Lic. Gabriela Martínez Castro, psicóloga especialista en trastornos de ansiedad y directora del CEETA con un postgrado en  Terapia Cognitivo Conductual de Tercera Ola.

Saber diferenciar 

¿Cómo distinguir el simple y sano enamoramiento del cuadro de ansiedad?

“Básicamente, las sensaciones corporales, en ambos casos, tienen el mismo origen fisiológico, y son completamente inofensivas para la salud. En el caso de haber sido atravesado por Cupido, la causa de la ansiedad es más que positiva, pero en el caso de otro tipo de trastorno, la causa es el temor, lo cual no es nada agradable”, comenta Martínez Castro.

Y recalca, “en caso de que ambos se superpongan, es sencillo diferenciarlos: los trastornos por ansiedad incapacitan la vida de quien los padece, por lo tanto requieren del tratamiento adecuado, en cambio Cupido la enriquece”.